somos jovenes


Introducción

Anorexia y Bulimia

Vigorexia y Ortorexia

Workaholics y Ciberdependientes

Munchausen y Agorafobia

HASTA EL FONDO DE LAS MODAS
los jovenes se han visto afectados por los prototipos que los medios de comunicacion implantan,
son canones perfectos a costa de la integridad fisica y mental.
En la actualidad los jovenes no se ven más alla de un espejo, Ahora no solo son las mujeres
las victimas de la mente, que les juega una mala pasada, tambien son los hombres las victimas de
la modernidad del siglo XXI. Los transtornos como la vigorexia, mia, ana, workaholics
ortorexia, ciberdependientes ,adictos a la cirugia estetica.

Son algunos de los que más afecta a los jovenes.

La vigorexia aun no es diagnosticada como un transtorno psicologico o psiquiatrico, sino como
una dismorfia corporal, Aunque biológicamente hay explicaciones a estos trastornos, por
desequilibrios en los niveles de serotonina y otros neurotransmisores cerebrales, no cabe duda
que los factores socioculturales y educativos tienen una gran influencia.
Por ello los tratamientos de las personas afectadas por estos trastornos tendrían que ser
multidisciplinarios y combinar la farmacología con terapias cognitivo-conductuales. Los
estereotipos estéticos no existen, son sólo una ilusión impuesta por los medios comerciales
de comunicación. El problema es que no todos están preparados para reconocer la diferencia
entre los modelos ficticios y la realidad, y además, aceptarse tal cual uno es.

Las personas con transtornos psicologicos como estos presentan un sintoma en general la adicción y como cualquier adicto se desespera si no tiene su droga y hace todo lo posible para conseguir u optener lo que desea, aun a costa de su bienestar.
Principalmente son personas entre 15 y 35 años que sufren de estos transtornos neuroticos y estos llegan a convertir en un proble exagerado, pues restringe la libertad como ser humano, no le permite llevar una vida normal, produce sufrimiento a si mismo o a los que lo rodean, además de no permitir adaptarse a la sociedad en la que le ha tocado vivir.
Detras de estas conductas hay inseguidades, miedos y poca aceptación de si mismo y de la sociedad en engeral, que ahora convirtio en sinonimo de felicidad una imagen perfecta imposible de conseguir.


El trabajo contra el bombardeo del siglo XXI empieza desde lo personal, mejorando el autoestima y el ambiente social; las personas ya afectadas por estos transtornos demoran aproximadamente 10 años para acudir a un psicologo que lo pueda ayudar, aun así no aceptan estar afectados por estos, acuden manifestando depresión, insomnio, ansiedad o dejan de tener una vida social, familiar y laboralmente activa.





ANOREXIA:

BULIMIA:

La anorexia consiste en un trastorno de la conducta alimentaria que supone una pérdida de peso provocada por el propio enfermo y lleva a un estado de inanición. La anorexia se caracteriza por el temor a aumentar de peso, y por una percepción distorsionada y delirante del propio cuerpo que hace que el enfermo se vea gordo aun cuando su peso se encuentra por debajo de lo recomendado. Por ello inicia una disminución progresiva del peso mediante ayunos y la reducción de la ingesta de alimentos.

Normalmente comienza con la eliminación de los hidratos de carbono, ya que existe la falsa creencia de que engordan. A continuación rechaza las grasas, las proteínas e incluso los líquidos, llevando a casos de deshidratación extrema. A estas medidas drásticas se le pueden sumar otras conductas asociadas como la utilización de diuréticos, laxantes, purgas, vómitos provocados o exceso de ejercicio físico. Las personas afectadas pueden perder desde un 15 a un 50 por ciento, en los casos más críticos, de su peso corporal.. Esta enfermedad suele asociarse con alteraciones psicológicas graves que provocan cambios de comportamiento, de la conducta emocional y una estigmatización del cuerpo.

Sintomas:


Esta patología se caracteriza por una pérdida significativa de peso provocada por el enfermo y por una percepción errónea del propio cuerpo. En consecuencia, los problemas endocrinos se hacen evidentes en un espacio de tiempo relativamente corto. Los principales síntomas que determinan la aparición de la enfermedad son los siguientes:
Rechazo a mantener el peso corporal por encima del mínimo adecuado para la edad y talla del enfermo.
Miedo al aumento de peso o a la obesidad incluso cuando el peso se encuentra por debajo de lo recomendable.
Percepción distorsionada del cuerpo, su peso y proporciones.
Ausencia de tres ciclos menstruales consecutivos en las mujeres (amenorrea). Los anoréxicos pueden experimentar una serie de síntomas muy variados: estreñimiento, amenorrea, dolor abdominal, vómitos, etc. Pero es la familia la que detecta los síntomas que dan la voz de alarma:

Preocupación excesiva por la composición calórica de los alimentos y por la preparación de los alimentos Constante sensación de frío
Reducción progresiva de los alimentos
Obsesión por la imagen, la báscula, los estudios y el deporte
Utilización de trampas para evitar la comida.
Hiperatividad.
En cuanto a las consecuencias clínicas, los síntomas son los siguientes:

Las pulsaciones cardiacas se reducen.
Se producen arritmias que pueden derivar en un paro cardiaco.
Baja la presión arterial.
Desaparece la menstruación en las mujeres (amenorrea).
Disminuye la masa ósea y, en los casos muy tempranos, se frena la velocidad de crecimiento.
Disminución de la motilidad intestinal.
Anemia.
Aparece un vello fino y largo, llamado lanudo, en la espalda, los antebrazos, los muslos, el cuello y las mejillas.
Estreñimiento crónico. La disminución del gasto energético produce una sensación constante de frío.
La piel se deshidrata, se seca y se agrieta. Coloración amarillenta en las palmas de las manos y las plantas de los pies por la acumulación de carótenos en las glándulas sebáceas.
Las uñas se quiebran.
Pérdida de cabello.
Problemas con los dientes y edemas periféricos.Hinchazones y dolores abdominales.

Más informacion:

Todo sobre la anorexia: www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/anorexia

Las personas que padecen bulimia son incapaces de dominar los impulsos que les llevan a comer, pero el sentimiento de culpa y vergüenza tras ingerir muchos alimentos les lleva a una purga (vómitos autoinducidos o empleo de laxantes o diuréticos o ambos), regímenes rigurosos o ejercicio excesivo para contrarrestar los efectos de las abundantes comidas.
Los bulímicos tienen cerca de 15 episodios de atracones y vómitos por semana y, en general, su peso es normal, por lo que resulta difícil detectar la enfermedad. En un solo atracón pueden llegar a consumir de 10.000 a 40.000 calorías.

Sintomas:


Atracones o sobreingesta de alimentos
Para prevenir el aumento de peso y compensar el atracón o el exceso de las comidas se provoca vómitos, utiliza laxantes, diuréticos, fármacos, o recurre a otros medios que le permitan controlar el peso, como la practica abusiva de actividades deportivas.
Los ciclos de atracones y vómitos se manifiestan un mínimo de dos veces por semana.
Asimismo, se producen otros cambios físicos y emocionales (depresión, ansiedad)
Debilidad.
Dolores de cabeza.
Hinchazón del rostro por el aumento de las glándulas salivales y parótidas.
Problemas con los dientes.
Mareos.
Pérdida de cabello.
Irregularidades menstruales.
Aumentos bruscos y reducciones de peso.
Arritmias que pueden desembocar en infartos.
Deshidratación.
Colon irritable y megacolon.
Reflujo gastrointestinal.
Hernia hiatal.
Pérdida de masa ósea.
Perforación esofágica.
Roturas gástricas.
Pancreatitis.


Más informacion:

Todo sobre la bulimia: www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/anorexia









VIGOREXIA:

ORTOREXIA:
Es un trastorno mental no estrictamente alimentario, pero que sí comparte la patología de
la preocupación obsesiva por la figura y una distorsión del esquema corporal.

Sintomas:


Mirarse constantemente en el espejo y aún así sentirse enclenques
Invertir todas las horas posibles en hacer deportes para aumentar la musculatura
Pesarse varias veces al día y hacer comparaciones con otras personas que hacen fisicoculturismo
La enfermedad deriva en un cuadro obsesivo compulsivo, que hace que el vigoréxico
se sienta fracasado, abandone sus actividades y se encierre en un gimnasio día y noche
También siguen dietas bajas en grasas y ricas en hidratos de carbono y proteínas para
aumentar la masa muscular, por lo que corren mayor riesgo de abusar de sustancias
como hormonas y anabolizantes esteroides.


Más informacion:

Todo sobre la vigorexia: www.dmedicina.com/enfermedades/psiquiatricas/vigorexia

La Ortorexia es la obsesión por comer saludable, es un trastorno alimentario, que junto con la bulimia y la anorexia es una patología en el orden alimenticio.
La ortorexia puede interferir negativamente en la vida de la persona que la padece. Generalmente, las personas que padecen dicha patología prefieren pasar hambre (incluso por largos periodos de tiempo), a comer alimentos que (a su parecer) son “impuros”, es decir, alimentos con altos contenidos de aditivos, grasas, etc., pudiendo dejar de ir a restaurantes, comida rápida o fast food, e incluso a casa de familiares y amigos por el simple temor de los alimentos que puedan llegar a ingerir.
Las personas con ortorexia, se imponen fuertes restricciones de alimentos, lo cual repercute directamente en su salud, produciéndoles hipotensión y carencias de vitaminas y calcio (osteoporosis).

Sintomas:


Dedicar más de 3 horas al día a pensar en su dieta sana.
Preocuparse más por la calidad de los alimentos que del placer de consumirlos.
Disminución de su calidad de vida conforme aumenta la pseudocalidad de su alimentación.
Sentimientos de culpabilidad cuando no cumple con sus convicciones dietéticas.
Planificación excesiva de lo que comerá al día siguiente.
Aislamiento social provocado por su tipo de alimentación.


Más informacion:

Todo sobre la ortorexia:http//www.psicocentro.com/cgi-bin/articulo_s.asp?texto=art24001

WORKAHOLICS:

CIBERDEPENDIENTES:
La adicción al trabajo está caracterizada por: - Una implicación progresiva, excesiva y desadaptativa a la actividad laboral con pérdida de control respecto a los límites del trabajo y que afecta a otros ámbitos de la vida cotidiana. - La sobreimplicación responde a ansia o necesidad personal más que a necesidades del entorno laboral. - Se distingue por su actitud normalmente acompañada de ideas sobrevaloradas.

Sintomas:


Negación del problema.
Distorsión de la realidad.
Necesidad de control.
Impulso por presiones personales.
Impulso por presiones personales.
Poca capacidad de disfrute.
Trabajo: es el elemento prioritario de todo lo que le rodea.
Adicto: persona insatisfecha o irritable cuando está fuera del trabajo.
Aislamiento.
Prisa constante y ocupación continua.
Necesidad de hacer varias tareas simultáneamente.
Sentimiento de inferioridad y miedo al fracaso.
Sentimiento de culpabilidad con el ocio.
Suele ir acompañada de depresión, ansiedad e ira.


Adictos a los videojuegos o a Internet. Afectaría a personas de todas las edades. En los casos de adictos a los videojuegos, se han estudiado casos de personas que son capaces de jugar sin descanso durante 16 horas seguidas, restando tiempo al sueño y a cualquier tipo de actividad social.
En países como China, Corea del Sur y Holanda ya se trata en centros de rehabilitación, como una patología social. En Japón incluso han acuñado un concluyó propio, los ‘hikikomori’ (que significa reclusión o aislamiento).

Sintomas:


Depresión.
Ansiedad.
Naúseas.
Miedo.
Comportamiento violento.
Pasa todo su tiempo en las tecnologias negandose a una vida social.




MUNCHAUSEN:

AGORAFOBIA:
El síndrome de Münchhausen consiste en una simulación repetida de enfermedades físicas, usualmente agudas, aparatosas y convincentes, por una persona que vaga de un hospital a otro en busca de tratamiento.
Estos pacientes son capaces de simular muchas enfermedades físicas tales como infarto de miocardio o fiebre de origen desconocido. A veces acaban convirtiéndose en una inacabable responsabilidad para los servicios médicos o quirúrgicos, pero, no obstante, el problema fundamental es el psiquiátrico, mucho más complejo que una simple simulación engañosa de síntomas, y vinculada a graves trastornos emocionales. Los pacientes pueden tener rasgos de personalidad histriónicos, a la vez que son inteligentes y con recursos. Saben como simular una enfermedad con sofisticada habilidad. S e diferencian de los simuladores en que sus mentiras y simulaciones son conscientes, pero las motivaciones para fingir la enfermedad son en gran medida inconscientes. Son evidentes los sentimientos de culpa.

Sintomas:


Los pacientes parecen tener problemas de identidad.
sentimientos intensos.
control inadecuado de los impulsos.
sentido de la realidad deficiente.
episodios psicóticos breves y relaciones interpersonales inestables.
La necesidad de que se les preste atención es pareja a la incapacidad de confiar en figuras de autoridad, a las que manipulan.

En la edad pediátrica existen dos formas:
El síndrome de Münchhausen infantil (SMI).
El propio niño "elabora y fabrica la enfermedad". Ésta puede darse en preadolescentes y adolescentes entre los 10 y 15 años de edad con frecuentes manifestaciones urinarias o dermatitis ficticias.
El síndrome de Münchhausen por poderes (SMPP o SMP).
El niño es víctima de la simulación o motivación de la enfermedad por parte de los padres. En esta forma el menor juega un papel pasivo y es, generalmente, la madre quien manipula. Ocasionalmente el padre. Se observa en menores de 10 años.



La agorafobia es el miedo y evitación a estar en lugares o situaciones de los cuales pueda ser difícil o embarazoso escapar, o en los que pueda no disponerse de ayuda en el caso de tener un ataque de pánico o síntomas similares –sensación de ahogo, taquicardia, mareos, despersonalización, desrealización, pérdida del control de esfínteres, nausea-. Como consecuencia de este miedo, la persona evita las situaciones temidas, las soporta con gran ansiedad o malestar y, generalmente, tiene la necesidad urgente de estar acompañada. Con frecuencia, este miedo se suele experimentar en medios de trasporte como el metro, el avión o el coche. Se manifiesta de igual forma al alejarse de casa, en lugares públicos como centros comerciales, en la cola de de un mercado, el cine o en eventos multitudinarios. En otras ocasiones, el miedo es simplemente la anticipación de que pueda volver a producirse una crisis de pánico en un lugar donde previamente se sufrió una. Es precisamente esa angustia la que ayuda a desarrollar un comportamiento de evitación que va limitando la movilidad en la vida cotidiana. En otros casos, esta limitación no es tan evidente debido a que el agorafóbico consigue trasladarse con gran malestar, o bien habiendo organizado en su entorno todo un dispositivo de acompañantes que le ayuden a superar su incapacidad para desplazarse. La mayoría de personas que sufren este trastorno no tienen una conciencia clara de que muchos de los síntomas que padecen, tanto de orden físico como psíquico, tienen un nexo común que es el miedo irracional y la sensación de desprotección.



Màs informacion: todo sobre la agorafobia ttp://www.actad.org/actad_cas/agorafobia.php





















BIBLIOGRAFIA:

BIBLIOGRAFIA: